miércoles, septiembre 06, 2006

Otra vez mi cumpleaños!!!

En el recuento de los años... jajaja es el aniversario de mi blog, recuerdo que no empecé a escribir hasta que terminaron las festividades por motivo de mi cumpleaños. La vez pasada tardaron casi una semanita, esta fue más breve debido a diversas circunstancias...no están para saberlo, pero hoy operan a mi madre... snif, snif, así que saldré temprano.

Regresando al punto de mi cumple, el día más significativo fue el mero 1 de septiembre día en que yo nací :D

Julio me llevo a conocer Celestun que mejor que una pequeña excursión, me parece que el año pasado se me frustro el ir al puerto para mi cumple y ahora tuve la oportunidad de ir. Vas llegando a celestun y vas sintiendo ese olor característico de todo puerto a sal y ciénega, jajaja. La playa bonita y el agua azul; esperamos a juntar un grupo y nos subimos a una lanchita a pasear la ría. Nos acompañaron 3 parejas de franceses y solo nosotros dos éramos mexicanos, pero algunos masticaban el español y nosotros no el francés :'(.

Jajaja, lo mejor es que nunca me había subido a una lanchita y antes de iniciar el paseo y esperábamos en la lancha ante tanto movimiento por un momento pensé que me iba a marear. Iniciamos y yo estaba contenta pues iba a hacer algo nuevo, estaba en la playa y además con Julio. Arranco el motor el sonido del mismo me dio confianza y empezamos

Conforme avanzábamos el agua tornaba como verde, según el guía, por las lluvias de la temporada. Llegando a la ría nos dijeron que estaríamos por un momento en agua campechanas por lo que literalmente salimos del Estado. Llegamos a una zona donde el agua se ponía roja esto debido a los manglares rojos (grandes arbustos que crecer a las orillas debido a que absorben agua de mar y sudan al amanecer la sal con los pigmentos de sus frutos y los hay rojos, blancos y no recuerdo que otro color), bajamos y de repente encontramos árboles secos, que según antes eran un peten (pequeña selva en forma de anillo que se forma a los alrededores de manantiales de agua dulce), pero que debido al huracán pasado entro agua salada que absorbieron sus raíces secando aquellos árboles.

De ahí nos acercamos a los flamingos y es cuando me di cuenta que el agua donde viajamos esta en realidad baja (adiós miedo de ahogarme), nos dijeron que estábamos en un estero que solo tiene una entrada de agua de mar (Estos esteros se forman por acumulación y deposición de arena debida a las corrientes marinas. En ellos se localizan cenotes o dolinas y manantiales de agua dulce.) Debido a su escasa profundidad facilita la evaporación de agua por lo que es hipersalino y promueve la existencia de Artemia salina principal alimento de los flamencos que de donde obtienen su color. O sea que no nacen rosado (oooh!!). De repente alguien pregunto si duermen en el agua, y sorpresa con la respuesta, de que no porque serían presa fácil de los lagartos, sopas la zona esta infestada de lagartos, pero que solo de noche bajan. Imagínense que junto a ti esté un lagarto :S

Al menos no vi ningún lagarto, de ver los flamingos nos fuimos y entramos a la ria llena de moscos y con enormes y digo en verdad enormes nidos de termitas y alguno que otro mapache, y llegamos a lo que sería un ojo de agua dulce en el cual uno se podía bañar, pero no lo hicimos porque no se veía muy claro, nos argumentaron que por las lluvias y Julio notó que el agua estaba baja.

Ya de regreso fue una aventura, iniciamos con que de repente se detuvó la lancha y nos dice el amigo lanchero que se quedó la lancha atorada, que nos gano la marea, o sea, no veíamos tierra firme, marea baja y con peligro de lagarto :S. Total que le dice a los caballeros que si pueden ayudar a remolcar la lancha unos 40metros y pos se bajan los 4 bueno 5 con el lanchero a empujar, Julio bajo con sus sandalias de las cuales perdió una. Una vez alcanzada una profundidad de más de 40cm, de hecho de medio muslo, se subieron molestos un poco con el hecho de que el lanchero no rodeo porque ya no quedaba gasolina y un poco alegres por la aventura. Pero lo peor fue que, me imagino para ganar a la marea, por la hora y tiempo de permiso para estar paseando, se fue a toda velocidad, y como ya había olas en contra era como pasar en carro por una zona de pasos peatonales sin bajar la velocidad, así subías y bajabas de aporreó, eran más de las 4:30p.m. y que bueno que no habíamos comido, jajajajaja

Terminada la aventura todo el clima cambio, llegamos a un restauran y almorzamos delicioso, con el sonido del mar. Playamos, caminamos al muelle, el sol de frente al mar, los pelícanos por testigos, una bella declaración en memoria de aquel 14 de febrero y entonces mi regalo llegó...


A partir de este momento soy soltera pero con compromiso, el resto del camino de regreso a Mérida no me la podía creer.

1 comentario:

bau dijo...

Que lindo, el mio fue muy especial.

Esta me gusto...

La bati señal!!

Anoche tuve un sueño extraño, Batman estaba peliando con el Guasón, como siempre, y así como es Batman, adivinó el lugar del siguiente ataq...

Quise recordar...